El infierno de los pobres y los “sin techo” en Estados Unidos

Esta despreciable manera de tratar a los "sin techo, se inscribe, desde ya, en la larga historia de violación de derechos humanos elementales de EEUU, dentro y fuera de su territorio.

Arnold Abbott, de 90 años es detenido por la policía mientras daba de comer a los pobres "sin techo" en Estados Unidos

Por Jorge T Colombo. Estados Unidos vuelve a confirmar su política de cruel violación de los Derechos Humanos, criminalizando el reparto de comida a los pobres y "sin techo".

1) CASO DE SAN JOSÉ, EEUU.

En un acto de violación de derechos humanos innecesariamente cruel, la rica y enorme ciudad de San José, en los EEUU, desalojó un campamento de personas sin hogar y sin ofrecerles opciones humanitarias.
Este campamento se conoce con el nombre de "Jungla" y aloja a unas 300 personas.

No es el primer desalojo que sufren estas familias, que quedaron sin hogar como resultado de las políticas económicas aplicadas por los destructivos gobiernos de EEUU, medidas conocidas popularmente como "sálvese quien pueda".

El portal de noticias RT, recogió el comentario de Raúl, de casi 60 años y que vive sin hogar y deambulando con su familia desde hace 8 años: "Es una especie de infierno".

Las autoridades de San José tratan a estos compatriotas en desgracia, con absoluto desprecio, ya que por un lado no le proporcionan viviendas accesibles y al mismo tiempo hacen lo posible por echarlos de su distrito, seguramente porque consideran, en medio de una inmensa hipocresía, que afean la ciudad y sus alrededores.

Esta despreciable manera de tratar a los "sin techo, se inscribe, desde ya, en la larga historia de violación de derechos humanos elementales de EEUU, dentro y fuera de su territorio.

2) CASO DE FLORIDA

Arnold Abbott, un activista de los Derechos Humanos de 90 años, fue detenido por alimentar mendigos en Florida, según informó RT.

VIDEO: Activista de 90 años detenido por alimentar a los pobres

No es la primera vez que la Policía de Fort Lauderdale, se ensaña con este anciano activista. Las autoridades de Florida consideran que las acciones benéficas de Abbott son ilegales. En realidad, aquí también la hipocresía y el desprecio por el ser humano, está presente. La zona recibe un flujo turístico importante y la presencia de mendigos y "sin techo", desluce e incomoda.

La doble moral de los más pudientes le exige a las autoridades que erradique, de cualquier manera, la práctica de socorrer a necesitados o alimentar a niños y adultos con hambre.

Arnold Abboott, después de ser detenido, relató lo siguiente: "Sentí una mano en mi brazo y un policía me dijo: 'tire ese plato ahora mismo', como si yo tuviera un arma en mi mano".
Hace 20 años que Abbott dedica su tiempo a asistir a los que sufren. Por supuesto que el anciano activista no retrocedió y volvió a realizar tareas humanitarias.

Imaginar esta situación, para cualquier ser humano sensible, es sumamente difícil, ya que parece imposible que a un anciano de 9o años lo rodee la policía, lo acuse de ayudar con alimentos a sus semejantes y lo lleve detenido.

RT también recogió el comentario de otro residente de la zona: "Es increíble, porque es un hombre de 90 años al que la gente y la comunidad respeta. Y que el Gobierno de Fort Lauderdale llegue a un punto en que tengan que hacer esto con una persona tan mayor y de un gran corazón, cuya única meta es ayudar al prójimo".

Arnold Abbott también conmovió, cuando dejó la siguiente reflexión lapidaria: "Básicamente EE.UU. está considerado como la principal democracia del mundo, se supone que somos una imagen de democracia con derechos iguales, pero resulta que eso funciona solo para unos, pero para otros no".

Por cada detención o citación policial, el activista Abbott se enfrenta a penas de hasta 60 días de cárcel y multas de hasta 500 dólares, por supuesto, acumulables. Sin embargo, mientras espera la resolución judicial, Arnold Abbott declaró que no abandonará su lucha humanitaria, bajo ningún concepto.

Referencias:

Portal RT

Tags: , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *