Elecciones en Grecia: Syriza, lucha contra la campaña del miedo y la mentira

Según encuestas, Syriza, la formación de izquierda en Grecia y su líder Alexis Tsipras, conseguiría el 31,6 por ciento de los votos.

Alexis Tsipras, el líder de Syriza

Alexis Tsipras, el líder de Syriza

El próximo 25 de Enero se realizan las elecciones en Grecia. Syriza lucha contra la campaña del miedo de Berlín y la derecha griega. La recién estrenada campaña electoral en Grecia ha subido de tono, y mientras la presión exterior ha tomado dimensiones inusitadas, el líder de Syriza, Alexis Tsipras, no se cansa de repetir que en caso de una victoria de la izquierda, el país seguirá en el euro y negociará con sus socios.

“Syriza quiere convertir Grecia en Corea del Norte”, “Syriza llevará a Grecia a la quiebra”, “Syriza quiere traer inmigrantes ilegales para darles la ciudadanía, ¿pero con qué dinero?” son algunas de las frases que marcan la campaña del primer ministro, el conservador Andonis Samarás, quien, pese a todo, dice sentirse seguro de la victoria de su formación el próximo día 25.

Desde las capitales europeas, especialmente desde Berlín, se han estado alimentando estos malos presagios, con hipótesis de todo tipo sobre el peligro que entraña una victoria electoral de la formación de izquierdas Syriza, alimentando así el peligro de la salida masiva de depósitos.

“Es triste ver cómo el primer ministro amenaza y chantajea al pueblo con la salida del país de la zona euro”, señaló anoche Panos Kammenos, líder de los Griegos Independientes, un partido nacionalista situado a la derecha de los conservadores de Samarás.

De momento todavía no se han registrado fugas masivas y la reducción de los depósitos bancarios en diciembre se corresponde al periodo navideño, señaló una portavoz del Banco de Grecia a Efe.

Aunque Syriza es consciente de lo que puede encontrarse en caso de que se mantengan las embestidas contra la bolsa o contra los bonos, de puertas afuera la consigna es recalcar que si los mercados castigan a Grecia, no es por temor a la izquierda sino porque la situación económica no ha mejorado.

En su Programa de Salónica, presentado por Tsipras en septiembre como el programa de los primeros cien días de Gobierno, Syriza plantea una serie de medidas “innegociables” de ayuda a los más necesitados y a impulsar la economía.

El aumento del salario mínimo de actualmente 684 hasta 751 euros, de las pensiones inferiores a los 700 euros, el restablecimiento de la paga de Navidad o de la asistencia sanitaria gratuita, electricidad gratis y bonos de comida para los más pobres, así como un programa de vivienda para los sin techo, son algunos de los puntos principales de este programa.

El coste total de este plan asciende a 13.000 millones de euros, que Syriza espera refinanciar solo gracias al crecimiento económico.

Fuentes de Syriza señalaron a Efe que fuera de este programa, todo lo demás es negociable, porque mucho depende de las negociaciones con los acreedores.

Del vocabulario de Syriza han desaparecido viejas consignas como el cese inmediato del pago de la deuda, la nacionalización de los bancos o la reversión de todos los programas de privatización.

Ahora Tsipras habla de una negociación sobre “una base realista” con los acreedores, de una quita sustancial de la deuda nominal “pero sin dañar a la ciudadanía europea sino en el marco de las instituciones europeas”. Pese a todo, los temores en el exterior se mantienen y Tsipras no logra quitarse la fama de revolucionario.

Más que un temor económico para el resto de Europa, algunos analistas ven el peligro de contagio político que podría desencadenar la victoria de un partido que, en tiempos de austeridad y ajustes, ha redescubierto los principios del estado de bienestar social.

En un país, que pese a haber aplicado un draconiano programa de austeridad, ha visto crecer su deuda al 177% del Producto Interior Bruto, el paro al 27% y ha sufrido una pérdida de ingresos del 40%, los ciudadanos parecen inmunes a toda campaña del miedo.

¿Qué dicen las encuestas?

Según el sondeo realizado por la firma Alco, para el diario To Pontiki, de ser hoy las elecciones la formación de izquierda conseguiría el 31,6 por ciento de los votos, ND se quedaría con el 28,6 y el tercer clasificado, la nueva formación To Potami (El Río), solo llegaría al 4,2 por ciento.

A su vez la cadena Mega situó a Syriza con el 28,5 por ciento de apoyo y a conservadores con 25,3 puntos, mientras que el presentado por el portal de noticias Action24 daba un margen de 4,5 puntos entre izquierdistas (29%) y ND (25,5%).

Debido a las características de la ley electoral en Grecia una victoria por encima del 30 por ciento de los sufragios otorgaría a la formación ganadora la posibilidad de gobernar en solitario, pero en caso contrario la situación política actual torna muy complicado cualquier pacto postelectoral.

Por otra parte ayer se conoció que cerca de 100,000 electores que cumplen en 2015 los 18 años de edad no podrán votar en las elecciones generales del 25 de enero, en contra de lo que establece la ley, debido a que no se actualizó a su debido tiempo el censo electoral.

Pese a haber sido advertido meses atrás de la posibilidad de elecciones anticipadas el Ministerio del Interior había hecho caso omiso a la petición, negligencia que fue calificada por Syriza de una manipulación sin precedentes y un claro acto de autoritarismo y de falsificación de la democracia.

Fuente: Rebelión   

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.