Del Sel y su desprecio por las mujeres

Al candidato a gobernador de Santa Fe, Miguel Del Sel, le interesan las encuestas, pero su desprecio hacia las mujeres es más fuerte.

Miguel del Sel, el invento de Mauricio Macri y Durán Barba para  candidato a gobernador de Santa Fe

Miguel del Sel, el invento de Mauricio Macri y Durán Barba para candidato a gobernador de Santa Fe

Por Octavio Crivaro. Un video que tiene casi cuatro años sale a la luz. Allí el candidato del PRO a gobernar toda la provincia de Santa Fe, Miguel del Sel, “bromea” sobre “traer putas” a un asado con obreros de utilería que actúan en uno de sus spots. Este capo de la misoginia vuelve a poner sobre el tapete el desprecio, el odio hacia las mujeres, así como también la degradación estatal hacia la mujer en Santa Fe.

Miguel Del Sel no conoce nada de la terrible trama social y la sangrienta historia reciente en Santa Fe. Y si la conoce, le es indiferente. Una encuesta le dijo a Durán Barba; Durán Barba le ordenó a Mauricio Macri; y Macri le indicó a Del Sel que sería el candidato PRO en Santa Fe porque mide bien en las encuestas. Así, y con el apoyo de viejos caciques del peronismo local, “surgió” la candidatura de Del Sel.

ÚLTIMO MOMENTO / 160315 / “El spot televisivo de Miguel del Sel no sólo es ofensivo y denigrante hacia la mujer, a la que considera una mercancía, sino que revela el verdadero pensamiento y convicción de alguien que pretende gobernar una provincia con 50% de población integrada por esas mujeres a las que trata como ‘cosa’. Del Sel no sólo ofende a las mujeres, a los trabajadores (‘votame bolú’), a los niños (‘si no estudiás, terminás como yo’. ¿gobernador?? ). También insulta a la política, la mejor herramienta para transformar las relaciones injustas. Dice que es ‘la nueva política’, y en realidad entraña lo más retrógrado del pensamiento humano”. (Parte de la denuncia que Cristina Rímoli, del Partido del Progreso Social, asentará hoy ante el Inadi contra el candidato a gobernador de Unión Pro, Miguel Del Sel)

El desprecio hacia las mujeres, la misoginia abierta e indisimulable, es mucho más fuerte en Del Sel que el cuidarse de decir y hacer ciertas brutalidades que, quizá, no convengan para crecer en las encuestas. O sea: a Del Sel le interesan las encuestas, pero el desprecio hacia las mujeres es más fuerte.

En un video del 2011 que vuelve a salir a la luz, Del Sel habla de “traer las putas”. Traer. Como si fueran vacas, o peor, muebles, cosas, entes. Del Sel habla de “traer putas”, aunque después en el video diga que él “no es fiestero”, en la provincia donde se asesinó a Sandra Cabrera.

Cabrera era la Secretaria General de AMMAR, que agrupa a las meretrices, según el propio nombre de la organización. Sandra fue asesinada vilmente en medio de una sorda disputa interpolicial por el control de la venta de droga en la estratégica zona lindante a la Terminal de Ómnibus de Rosario. Allí, donde reina la brutal Comisaria Séptima que asesinó a Franco Casco, caso que, como la muerte de Sandra, a Del Sel no le interesa.

Pero además, en Santa Fe hay trata de personas. Y mucha. Es uno de los lugares de paso estratégicos, nexo entre las zonas donde se secuestra a las chicas y niñas luego esclavizadas, y los lugares de destino, en el norte del país o directamente en el exterior. Santa Fe es una de las zonas llamadas con el escalofriante eufemismo de “ablande”. Aquí se le quiebra la voluntad, se las enajena, se demuele subjetivamente a las mujeres forzadas a ceder su cuerpo, para que gente como Del Sel pueda “traer putas”, consumir y usar mujeres a gusto propio y contra la voluntad de ellas. Entre Del Sel y el energúmeno intendente salteño rodeado de niñas en ropa interior hay menos de un paso.

Las “putas” de las que habla Del Sel no son mujeres que voluntariamente acceden a vender su cuerpo. En el “mejor de los casos” (si esto fuera posible), son forzadas a prostituirse, reclutadas mediante engaños, con falsas promesas laborales después de ver todas y cada una de las puertas cerrarse ante sus ojos, ante la imposibilidad de conseguir un trabajo con un salario que cubra las necesidades propias y familiares. En el peor de los casos son secuestradas forzosamente, víctimas de las indescriptibles redes de trata que funcionan con protección policial, en las axilas del Estado. ¿Pero qué le importa esto al chistoso Del Sel?

Mujeres y luchadoras

A Del Sel no le importan los casos de desaparición como el de la sanlorencina Paula Perassi, de la que nunca más se supo nada. Paula, según denuncia su familia, fue víctima de un conglomerado brutal de intereses entre un empresario poderoso, las clínicas de abortos clandestinos, una Justicia coimera y una Policía encubridora.

Tampoco lo conmueven, demás está decir, asesinatos encubiertos como el de la valerosa testigo contra genocidas, Silvia Suppo; Del Sel desconoce casos como el de la militante Mercedes “Mecha” Delgado, que fue asesinada por quedar entre medios de bandas narcos que la acribillaron. ¿Porqué habrían de conmoverlo esas mujeres?

¿Qué puede importarle al candidato PRO ejemplos como el de Norma Bustos, valiente madre que denunció a los narcotraficantes que asesinaron a su hijo, hasta el mismísimo día en que esos mismos sicarios aprovecharon la zona liberada por sus comisarios amigos, para matarla también a ella, como ella misma había previsto?

Santa Fe tiene una lista profusa y cuantiosos ejemplos de mujeres valientes, que luchan contra la opresión y degradación a la que el capitalismo, su Estado asesino y sus políticos serviles, las condenan. Del Sel exagera con la desfachatez del impune, una realidad que, es obligación decirlo, fue consagrada por gobiernos peronistas, los socialistas y el candidato de la derecha y el machismo, Miguel Del Sel.

Allí tenemos el bochornoso ejemplo de la red de prostitución Supergatitas, bancada por funcionarios del Partido Socialista de Bonfatti y Lifschitz, para confirmar que la indignación del oficialismo santafesino no es más que hipocresía electoralista.

Hoy estamos viviendo, y acompañando como Frente de Izquierda, una nueva lucha de las maestras, de las docentes de la provincia, que enfrentan a un gobierno que se dice socialista pero que en lugar de cumplir con las justas demandas salariales, tira migajas como quien calma el hambre de las palomas en la plaza.

Estos días, los guardapolvos de miles de docentes ganan las calles y dicen “acá estamos las mujeres”. Y en ese mismo momento, Del Sel nos habla de “traer las putas”. De un lado, el machismo y el desprecio hacia los trabajadores y las trabajadoras, propio de la política tradicional del socialismo, el peronismo y el PRO. Del otro lado, las docentes, los trabajadores que luchan por condiciones de vida, contra la violencia hacia las mujeres, contra los gobiernos. Ya saben de qué lado estamos.

Fuente: LaIzquierdaDiario

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.