El amor es una unión sin garantías

Marie Hélène Brousse, doctora en psicoanálisis, profesora en la universidad París VIII e investigadora de primer nivel, afirmó polémicamente "El amor real es el amor sin piedad".

El mejor ingrediente del amor y el más dificil de conseguir es el de la libertad

El mejor ingrediente del amor y el más difícil de conseguir es el de la libertad

Por Sara Carreira. Marie-Hélène Brousse: «El amor real es el amor sin piedad». Feminista convencida, se sorprende de que los homosexuales quieran casarse. La pareja desplazó a la familia como núcleo.

En unas jornadas de la Escuela Lacaniana del Psicoanálisis sobre el amor realizadas en A Coruña el último fin de semana, una de las invitadas estrella -junto a Judith Miller, hija de Jacques Lacan- fue Marie Hélène Brousse, doctora en psicoanálisis, profesora en la universidad París VIII e investigadora de primer nivel, quien afirmó polémicamente “El amor real es el amor sin piedad”.

El amor no garantiza nada, no permite una permanencia en el marco en el que el sujeto vive.

– Usted dice que el “pegamento” que une a las familias es ahora el amor y no la biología, que era lo que ocurría antes…

–Sí. Durante siglos, una pareja formaba una familia y el amor era algo deseable, pero no fundamental. Ahora, todas las familias contemporáneas, múltiples, se fundamentan sobre el amor.

¿Eso es mejor?

–El amor es problemático porque jamás está garantizado. Por eso muchas parejas buscan algo más, que es el matrimonio, y ya vemos que les pasa también a los homosexuales.

– ¿Qué le parece que su unión se llame matrimonio?

–Es importante para ellos. A mí lo que me sorprende es que quieran casarse. Mi generación puso en cuestión el matrimonio porque era un modelo paternalista, no nos parecía importante la necesidad de casarse. Pero poco a poco voy entendiendo por qué lo reivindican. El amor no garantiza nada, no permite una permanencia en el marco en el que el sujeto vive, y creo que los homosexuales reivindican este marco, esta garantía.

– ¿Existe el amor verdadero?

–Lacan distinguía entre el amor imaginario, el simbólico y el real. El primero es el flechazo, donde el otro es lo que menos importa porque es algo de nuestra imaginación; el simbólico era, para Freud, el amor al padre; y después está el amor real, que es el amor sin piedad. Es un amor que no busca reciprocidad y que no se engaña, uno conoce los defectos del otro pero aún así lo quiere.

– ¿La pareja está en crisis?

–Antes la unidad base de relación social era la familia y ahora es la pareja, pero hay que entender la pareja separándola de la satisfacción sexual, hay muchos modelos de pareja compatibles con ser célibe.

El deseo es salud, decía Lacan…

–El deseo implica el manejo de la pérdida, se desea lo que no se tiene. El goce, en cambio, no localiza la pérdida de una manera que permita utilizarla, y su único límite es la sobredosis. Pero, bueno, algo de goce también es necesario (risas).

Fuente: LaVozDeGalicia

Tags: , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.