Rechazaron denuncia contra CFK por “inexistencia de delito”

La Cámara confirmó la desestimación de la denuncia del fiscal Nisman, que fue hallado muerto el pasado 18 de Enero.

Frieler, Farah y Ballesteros. La Sala 1 de la Cámara Federal

Frieler, Farah y Ballesteros. La Sala 1 de la Cámara Federal

Expresó el dictámen que hay una “NOTORIA DISPARIDAD ENTRE LO DENUNCIADO Y LO PROBADO”
La Cámara confirmó la desestimación de la denuncia del fiscal Nisman, que fue hallado muerto el pasado 18 de Enero.
La Sala I de la Cámara Federal porteña ratificó la decisión del juez Daniel Rafecas de desestimar por “inexistencia de delito” la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Kirchner, el canciller Héctor Timerman y otros por presunto encubrimiento de los acusados iraníes por el atentado a la AMIA.
Los camaristas Eduardo Freiler y Jorge Ballestero votaron en contra de la apelación del fiscal Gerardo Pollicita, que impulsó que se abriera la investigación. En disidencia se expresó el juez Eduardo Farah.

De ahora en más: para otra instancia de apelación hay que detenerse en los determinado por el Código Procesal Penal de la Nación. En su artículo 456, afirma que se puede recurrir a Casación cuando hay “inobservancia o errónea aplicación de la ley” o “inobservancia de las normas que este Código –el procesal– establece bajo pena de inadmisibilidad, caducidad o nulidad”.

Pero, ocurre que, el artículo 457 explicita que sólo pueden ser apeladas “las sentencias definitivas y los autos que pongan fin a la acción o a la pena, o hagan imposible que continúen las actuaciones o denieguen la extinción, conmutación o suspensión de la pena”. En el caso de la denuncia impulsada por Pollicita, al haber sido desestimada por Rafecas, no existió investigación, ni imputación, ni procesamientos, ni condenas.

Fallo completo de la Cámara I rechazando la acusación contra la Presidenta argentina

Algunos comentarios

El camarista Jorge Ballestero, en un párrafo de su largo voto, sintetizó los motivos de modo implacable y sutil. Contrapone el verso de los dictámenes contra los datos duros, esto dicho en palabras del cronista. En las del magistrado: “inferencias versus declaraciones; suspicacias versus documentos; especulaciones versus acontecimientos. La balanza, sin lugar a dudas, no se inclina de un modo provechoso al éxito de la denuncia”. Y agrega “ni siquiera el mismo fiscal Pollicita en su apelación logra aportar algo de sustento que equilibre un poco más la notoria disparidad entre lo denunciado y lo probado”.
Son insustanciales las argumentaciones de Nisman, de las que se hicieron generoso eco la prensa dominante y la oposición política.

El camarista Farah arguye que hay un viso de verosimilitud y que eso fuerza a abrir la investigación. Basta con que el delito sea “posible”, se investiga a ver si se llega a lo “probable”, solo se condena luego, si hay “certeza”. El desarrollo tiene elegancia pero peca de vaguedad. El posibilómetro no se ha inventado, su medición depende del criterio del juzgador.

Un delito, empero, no se comete porque sí. Menos aún desde el Estado. De ahí que el móvil sea determinante para olfatear la “posibilidad”. Sucede que es absurdo el móvil que Nisman propaló: facilitar la venta de commodities, que es lo más sencillo que hay y se consiguen en todas partes. Farah lo gambetea, para no tropezar.

En cuanto a asegurar la impunidad de los iraníes sospechados, esa conducta se da de bruces con la trayectoria del Gobierno desde 2003 y de la Presidenta desde bastante antes. ¿Para qué lo habrá hecho? Farah esquiva el punto, en el que derrapó Nisman. – Mario Wainfeld

La Cámara le otorga fuerte valor al intercambio de correos del ex secretario de Interpol, Noble, con la Cancillería, a sus declaraciones, incluso las reflejadas en Página/12 apenas Nisman hizo la denuncia de encubrimiento. Allí decía que siempre estuvo claro que la Argentina indicó que se debían “mantener las notificaciones rojas en vigor” y que la firma del Memorándum y su posible aprobación en ambos países no implicaba cambio alguno en los requerimientos de captura internacional. El tribunal dice que Pollicita no fundamenta por qué duda de esos correos y pide que declare Noble, entro otras medidas. Los camaristas llegan al punto de decir que esto muestra que “los sucesos ocurrieron de un modo diametralmente opuesto” a como los mostró Nisman.- Irina Hauser

Tags: , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *