Fantasías sexuales de mujeres y hombres

Las fantasía sexuales son sanas porque ayudan a dar variedad a tus relaciones, estimulan el deseo, ayudan a subsanar necesidades psicológicas en un nivel saludable y permiten explorar esa parte nuestra que quizá nunca nos atreveríamos a hacer en la vida real.

Las fantasías sexuales favorecen la actividad psíquica

Las fantasías sexuales favorecen la actividad psíquica

En cuestión de sexo, entiéndela mejor y entiéndete mejor. Si te preguntas por qué la gente llama perversas, obscuras o pecaminosas a las fantasías sexuales, te tenemos la respuesta: porque también las tiene. Puede o no gustarnos la respuesta pero no importa, lo que sí importa es que todos las tenemos, es más, no son cuestión de género.

Las fantasías sexuales ayudan a mantener el equilibrio psíquico.

Las fantasías eróticas son el escenario ficticio perfecto para tener relaciones o alguna clase de intercambio sexual con otra persona u otras personas, y a veces no necesariamente con una persona, puede ser una cosa, un juguete o cualquier instrumento.

Al contrario de lo que muchos piensan con respecto a esta clase de fantasías, estas son bastante sanas porque ayudan a dar variedad a tu vida sexual, estimulan el deseo, ayudan a subsanar necesidades psicológicas en un nivel saludable y permiten explorar esa parte nuestra que quizá nunca nos atreveríamos a hacer en la vida real.

¿Qué es una fantasía?
Una fantasía es una representación imaginaria de los deseos conscientes o inconscientes de un individuo. Las imágenes, ideas o sentimientos que la mente produce generan en la persona una emoción y una excitación, principalmente sexual.
Pero las fantasías no sólo son sexuales, y pueden estar relacionadas con diferentes aspectos del deseo y el placer. El término proviene del alemán “phantasie”, concepto desarrollado por Sigmund Freud para designar la imaginación. Todo el mundo tiene fantasías, a todas las edades, de manera consciente o inconsciente, explícita o implícita.

El mundo de las fantasías sexuales es de mujeres y hombres, claro, con sus pequeñas (grandes) diferencias:

Las mujeres son más románticas y sus fantasías son noveladas, es decir, hay una trama completa, un guión y son más extensas.
Algún día alguien me contó un chiste que te dejará más claro cómo son ellas en las fantasías sexuales: ¿Por qué las mujeres ven completas las películas porno? Porque siempre esperan y quieren ver la boda (se aceptan tomatazos).

Sus fantasías más comunes son:
– Ser dominadas sexualmente, que no necesariamente es sadomasoquismo, pero sí que el hombre se ponga rudo, le agarre las manos, la carguen, jalen el pelo, cosas así.
– Relaciones con extraños o con conocidos con los que en ningún momento tendrían ganas de tener alguna clase de intercambio, pero sí lo imaginan.
– Fantasías situacionales: tener relaciones sexuales en distintas partes de la casa, en las que no se te ocurrirían.
– En momentos nada apropiados: mientras están sus papás en el cuarto de junto; en plena fiesta, por ejemplo, la boda de la amiga; en momentos que ni al caso pero que se les antoja algo rapidísimo (como de película).
– Sexo en la playa, en la lluvia o en la nieve.

8 fantasías 8
1. Con la pareja. Hacer el amor en el mar, en público, en la playa o en la casa de un amigo; tener sexo salvaje usando un sinfín de juguetes sexuales y lograr que él esté disponible TODAS las veces que quieras, son algunas de las fantasías que las mujeres tienen con sus parejas. Al parecer son tan populares porque mal que bien pueden llegar a realizarse.

2. Entre mujeres. Para el género femenino es más común esta fantasía porque no tiene tantos impedimentos culturales como ocurre en el caso de los hombres. De acuerdo con los sexólogos, tiene que ver con experimentar lo que ellas hacen a sus parejas de sexo masculino, con la posibilidad de planear un encuentro que probablemente en algún momento se dé con el consentimiento de su compañero o con probar algo que muchas no estarían dispuestas a admitir que quieren experimentar.

3. Sexo con un amor del pasado. ¿Qué mejor que un reencuentro lleno de pasión? Pues el desenfreno que produce revivir una situación muy apasionada que se vivió con un ex o, por qué no, con un amigo, es de las experiencias que cualquier mujer desea recrear así sea en su mente.

4. Con fuerza y dominación. El sexo duro, fuerte, apasionado pero ¡ojo! sin violencia ni dolor, es la fantasía más común de aquellas mujeres que quieren dominar y ejercer su poder para alcanzar el punto máximo de placer.

5. Sexo oral. Al ser uno de las formas como la mujer alcanza más rápido el orgasmo, se convierte en una fantasía especialmente para aquellas cuyas parejas no son muy dedicadas cuando de esta práctica se trata. En la mayoría de los casos, la fantasía se centra en tener un hombre alto, fuerte y musculoso que haga las veces de esclavo.

6. Sexo casual que sube el ego. Sentirse tan irresistiblemente sexy como para que un hombre encantador no pueda controlarse y haga hasta lo imposible por tener sexo independientemente del lugar en el que se encuentren, es definitivamente una manera de fantasear con alguien desconocido.

7. De película: el sexo romántico lleno de detalles especiales tipo Hollywood con un hombre espectacular, adinerado, en el mejor hotel del mundo y con todos los lujos posibles en un escenario paradisíaco encuentra inspiración en los filmes rosa.

8. Ser una prostituta. Para algunas mujeres resulta realmente extraordinario pensar en que son tan buenas satisfaciendo los deseos sexuales de los hombres que ellos estarían dispuestos a darles dinero por complacerlos. Además las lleva a imaginarse usando atuendos atrevidos y a prestarse para cualquier tipo de posiciones que no son capaces de intentar con sus parejas. – Fucsia

A diferencia de ellas, nuestras fantasías masculinas son sin tantos rodeos, muchas veces no existe trama, pero sí personajes estructurados (¿qué tal la enfermera y el enfermo?), hay un juego, sexo y se acaba.
Otro ejemplo: Ding-Dong,
-¡Hola!, ¿alguien pidió una pizza?
– Sí, pasa. No tengo cómo pagarte, pero… (miradas traviesas). Relaciones sexuales y se acabó la fantasía.

Así son las fantasías de un hombre:
– Fantaseamos mucho más seguido con actrices y modelos
– Con tríos, intercambios de parejas, orgías…
– Sadomasoquismo. Aunque lo niegues, mientras te masturban imaginas que una chica te hace cosas.
– Con lo que vemos en el porno. No hay quién no quiera llevar a cabo esas escenas candentes que vimos en la película.
– Soñamos con tener relaciones sexuales con el personaje de una película de ficción.

Agradecemos el apoyo en la información a la sexóloga Laura Pírez, del Instituto Mexicano de Sexología. Contacto: [email protected]

Referencias:
Esquirelat
Fucsia

Artículos relacionados -

Tags: , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *