Carta de un Argentino, Judío e Izquierdista sobre el encuentro de Argentinos Judíos

Nosotros somos argentinos, judíos y progresistas. Somos una voz nueva, tenemos voz propia y no queremos que hablen en nuestro nombre. Hablamos Con Voz Propia. DAIA y AMIA no nos representan.

DAIA Y AMIA, no en mi nombre

DAIA Y AMIA: “No en mi nombre”

Por Patricio Brodsky. (N.B.: Como es de público conocimiento formo parte del Colectivo Convocante al Llamamiento al Encuentro de Argentinos de Origen Judío pero aclaro que este artículo no lo he escrito en carácter de tal sino a título exclusivamente personal. Cuando utilizo el colectivo plural es porque considero que no soy el único compañero que piensa de esta forma. Cuando en el título me defino como “Argentino, judío y de Izquierda” es porque esos son tres ejes identitarios personales con los que me defino.)

Hablamos Con Voz Propia. DAIA y AMIA no nos representan.

Karl Von Clausewitz, en su libro “De La Guerra” explica que el acto que da comienzo a una guerra y la visibiliza es la defensa, acá ocurre lo mismo, nos acusan de “abrir una grieta”, de fracturar lo indiviso porque hacemos visibles sus intenciones hegemónicas

Uno de los principios en los que se basan los estereotipos es el mito de la uniformidad, se reduce la diversidad a una serie de características estereotípicas y se confunde la parte con el todo (regularizando rasgos presentes en una parte o en el todo, borrando diferencias y matices). Esta es una característica de la concepción totalitaria del mundo, la reducción a estereotipos y los planteos tajantes. La mirada reduccionista e idílica plantea que todo tiempo pasado fue mejor, hasta que llegaron los que rompen y dividen (que siempre son los subalternos que se le plantan a la hegemonía).

Más: ¿Por qué la DAIA…?

Desde sectores de poder nos presentan como los que rompemos la supuesta unidad idílica y fraterna que regía en la colectividad judía hasta que llegamos nosotros para romperla con el llamamiento.

Nos acusan de “Judíos K” (como si eso fuese algo malo), pero nosotros no les devolvemos con la adjetivación equivalente de “Judíos PRO” porque tienen todo su derecho a serlo.

Nos acusan de “dividir” a la colectividad, de recrear “La Grieta” pero nosotros:

-No somos los que desde una institución de tercer grado, la DAIA, nos arrogamos la representatividad del conjunto de los argentinos judíos (unos 20 judíos elegidos por una asamblea de unos 190 judíos representantes de instituciones que contendrán, a lo sumo, a unos 60.000 de los 250.000 argentinos judíos se arrogan ser “La representación política de la colectividad judía de Argentina”).

-No somos quienes “transformamos” a la DAIA, una institución de DD.HH. nacida para combatir al fascismo y al Antisemitismo, en “LA Representación Política de la Colectividad Judía de Argentina”

-No somos quienes maltrataban a los familiares de argentinos judíos desaparecidos que iban a buscar ayuda a las instituciones y allí les decían que si ellos hubiesen sido “buenos padres” sus hijos hubieran sido “buenos judíos” y no hubiesen desaparecido.

-No somos quienes recorrían el mundo haciendo prensa favorable a la dictadura genocida diciendo que “en Argentina no hay Antisemitismo”, no hacíamos Té-Canasta con la esposa de Videla ni le dedicábamos libros a la Armada de Massera.

-No somos los que en los ’80 justificábamos las desapariciones de judíos sosteniendo la Teoría de los Dos Demonios

-No somos los que en los ’90, sin autocrítica y sin solución de continuidad pasamos del discurso defensor de la dictadura por no ser antisemita a hablar de la existencia de un supuesto plan de antisemitismo sistemático por parte de los genocidas

-No somos los que reptamos a la Casa Rosada a pedir perdón a Menem por el repudio planteado por la “calle judía” en el acto frente a la sede de AMIA

-No somos los que brindamos con el “Fino” Palacios ni lo condecoramos agradeciéndole su “investigación”

-No somos los que defendimos a Galeano, a Mullen y Barbaccia.

-No somos los que opinamos que existen judíos “genuinos” o judíos “no genuinos”.

-No somos quienes consideramos a los no judíos cónyuges de judíos como “impuros” o como “indignos” de ser enterrados en cementerios judíos

-No somos quienes diferenciamos y discriminamos los judíos “puros” de los “mixtos”

-No somos los que defendemos crímenes de lesa humanidad y políticas racistas en nombre del “derecho a la autodefensa”.

-No somos los que acallamos las voces críticas difamando a nuestros críticos con la falsa acusación de “antisemita” o “autoodiante” (según sea éste, no judío o judío respectivamente)

-No somos los que expulsamos del palco a los Familiares de las víctimas del atentado contra la AMIA que expresaron voces críticas apropiándonos (indebida e inmoralmente) del lugar de víctimas que no nos corresponde

-No somos los que aplaudimos el memorando de entendimiento con Irán y 24 horas después dimos un giro de 180 grados para plantear lo opuesto dando la espalda a los familiares.

-No somos los que colocamos al fiscal Nisman en el lugar de héroe, quien en 10 años al frente de una fiscalía especial para la Causa AMIA, con un presupuesto exclusivo lo único que produjo no tiene que ver con la causa haciendo espionaje ilegal sin el conocimiento del juez

-No somos los que consideramos a Nisman como el muerto 86 del atentado contra la AMIA, ni lo enterramos como un mártir cuando la justicia aun no descartó que fuera un suicida

-No somos los que marchamos junto a fiscales que frenaron y cajonearon las denuncias respecto a la complicidad en el ocultamiento de los responsables del desvío de la investigación en la Causa AMIA, no marchamos ni junto a Pando, ni a Biondini.

-No somos los que arrastramos a las instituciones de la colectividad judía a adoptar posiciones político-partidarias a ponerse como furgón de cola de una movida destituyente cuyo núcleo político-hegemónico es el PRO.

-No somos los que concebimos que el judaísmo es una totalidad homogénea, monolítica y monofónica. Concebimos los judaísmos como una pluralidad heterogénea, diversa y polifónica.

-No somos los que calificamos al que piensa y opina distinto a nosotros como “autoodiante” dando por sentado que hay una sola manera de pensar las cosas, la propia, y no podemos concebir la disidencia.

-No somos los que utilizamos dobles raseros morales en la lucha contra el antisemitismo condenando (o dejando pasar por alto) las expresiones antisemitas y banalizadoras de la Shoá de acuerdo al posicionamiento político del “emisor” (si acuerda con sus intereses callados y bajo perfil, ahora si se opone a sus intereses se realiza una campaña de denuncias)

Somos los herederos de una larga tradición de lucha y resistencia del pueblo argentino y, particularmente de los argentinos judíos y progresistas, somos los herederos de los primeros inmigrantes, de los fundadores de sindicatos, de los obreros judíos anarquistas, socialistas, comunistas, somos los herederos de las víctimas de la Semana Trágica, de la Patagonia Rebelde, de los Gauchos Judíos, del 17 de octubre, de la Resistencia Peronista, de la maravillosa y heroica juventud de los ’70, de los detenidos-desaparecidos, somos los ex-combatientes de Malvinas, las víctimas de los atentados contra la Embajada de Israel y la AMIA, de la resistencia al neoliberalismo en los ’90, somos los que hoy militamos día a día para construir una patria más justa, más inclusiva, somos portadores y militantes del proyecto nacional, popular, democrático y latinoamericanista, somos progresistas y somos de izquierda. Somos diversos, pluralistas pero tenemos un límite, nuestro límite está dado por los enemigos de nuestra patria, de nuestro judaísmo y de nuestro progresismo, nuestro límite son los vendepatria, los antisemitas y los fascistas.

Somos los que hemos dicho basta, los que nos hemos cansado que hablen por nosotros, los que nos hemos cansado que se silencien voces, que se acuse de traidores o de autoodiantes a los que piensan distinto y tienen el tupé de expresar públicamente su desacuerdo con las políticas oficiales de DAIA y AMIA.

Pero no sólo hemos dicho basta, nos hemos puesto de pie por nuestra y vuestra dignidad y hemos empezado a marchar. Tenemos nuestra voz propia y nadie podrá silenciarla, el acto de ayer en FOETRA ha sido un parteaguas, ha sido el primer paso hacia un nuevo devenir histórico, y no es casual que se haya dado en esta época donde la repolitización de la sociedad civil fuerza a tomar partido, a tomar postura.

Para nosotros la división no pasa por la falacia que pretenden instalar los medios y la hegemonía comunitaria expresada en la contradicción Kirchnerismo/antiKirchnerismo (judíos “K” vs. Judíos “independientes”); de hecho, entre nosotros hay compañeros de uno u otro lado de esa “grieta”, para nosotros la grieta pasa entre dos concepciones diferentes de sociedad, una visión progresista y una visión reaccionaria, una está ligada a las tradiciones históricas del judaísmo “paria” (humanista, secular, cosmopolita y gregaria -ver Enzo Traverso: “El Fin de la Modernidad Judía”) y la otra ligada a una visión clasista, elitista, del individualismo neoliberal.

Celebro el haber empezado a caminar en un proceso de construcción colectiva enterrando definitivamente la idea que “los judíos son todos iguales”… No, no somos todos iguales, somos un colectivo como cualquier otro, ni más ni menos, somos una diversidad tan heterogénea y tan diversa como cualquier otra.

Particularmente nosotros somos argentinos, judíos y progresistas. Somos una voz nueva, tenemos voz propia y no queremos que hablen en nuestro nombre.
Hablamos Con Voz Propia. DAIA y AMIA no nos representan.

Patricio Brodsky (Buenos Aires, 1962) es sociólogo (UBA), doctorando en Ciencias Sociales (UNGS-IDES), Profesor Adjunto a cargo de la materia Genocidio y Memoria en la Facultad de Derecho de la UBA. Desde hace más de 20 años se dedica a la docencia y a la investigación. Entre sus principales temas de especialización se cuentan el estudio del antisemitismo, la discriminación y el estudio de los genocidios, particularmente del Holocausto/Shoah. Ha sido docente en las Universidades de Buenos Aires, Mar del Plata y Bahía Blanca. Es conferencista en diversas temáticas y ha brindado disertaciones por todo el país. Es ensayista y periodista. Colaborador permanente en diversos medios periodísticos de Argentina e Israel. Autor de diversos artículos publicados en revistas académicas y de media docena de libros. 

Fuente: PáginaPopular

Tags: , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.