Nakba: Recuerda, Israel

El Estado de Israel debería inclinar la cabeza el día de la Nakba.

Durante la Nakba, en 1948. Palestinos huyen de la persecución sionista.

Durante la Nakba, en 1948. Palestinos huyen de la persecución sionista.

Por Gideon Levy. El Estado de Israel debería inclinar la cabeza el día de la Nakba. Inclinarla en solidaridad y en participación de la tragedia de una quinta parte de sus ciudadanos. Inclinar la cabeza como muestra de aceptación de su responsabilidad en su desgracia. Inclinar la cabeza para pedir disculpas por lo sucedido.

Mañana es el día de la tragedia del pueblo palestino, el día de recordar a sus víctimas, sus pueblos y las tierras perdidas, el día de la Nakba. No hace falta ser palestino para identificarse con su dolor, también se puede ser israelí judío, incluso sionista, y honrar a aquellos para quienes el día de nuestra la independencia es el día de su tragedia. No hay necesidad de adoptar la narrativa palestina para reconocer que una terrible tragedia golpeó a la población nativa.

Es posible respetar el dolor del otro, del cual no hay ninguna duda histórica. Y para ser honrado y valiente también hay que preguntarse: ¿Alguna vez el Estado de Israel se redimió por lo que hizo, con intención o por accidente, de forma deliberada o por falta de elección, en 1948? ¿Alguna vez dejó la política que causó la Nakba? ¿No sigue siendo la misma política de despojo, ocupación, opresión, destrucción y expulsión, que continúa hasta hoy, 67 años después de 1948 y 48 años después de 1967?

Nakba

En mayo de 1948, se inicia la operación “limpieza étnica” más cruel conocida en tiempos modernos. Este hecho, mas conocido como Al Nakba (en árabe significa catástrofe, calamidad o desastre), comienza cuando el 78 % de la población palestina en los territorios donde Israel implantó su estado en 1948, fueron violentamente expulsados de sus hogares. Hoy, y según cifras de la ONU, éstos constituyen los más de 5 millones de refugiados que aún siguen impedidos de retornar a sus propias tierras.

Este hecho, no fue un acto aislado, resultado de una guerra, como algunos tratan de presentar. Todo lo contrario, esto corresponde a un objetivo estratégico del estado de Israel. La limpieza étnica se inició hace 63 años, sin embargo, ésta continua con acciones sistemáticas y bien planificadas tendientes a vaciar toda Palestina de sus habitantes históricos, para ser reemplazados por ciudadanos extranjeros de fe judía provenientes de todos los rincones del mundo. – Palestina Libre 

El día de la Nakba se supone que es un día de conmemoración nacional, incluso si se trata de una minoría, así como las fiestas de Mimouna, Saharna y Sigd -que se declararon oficialmente días festivos- son patrimonio de otras minorías. Deberían sonar las sirenas y celebrar servicios conmemorativos en las ciudades palestinas del Estado y transmitir programas especiales en la televisión para todos.

Por supuesto esto es solo una ilusión: durante un recorrido que hicieron algunos embajadores esta semana en emisiones de la Radio del Ejército, una mujer occidental diplomática preguntó de buena fe si la emisora también transmite la música árabe popular. Los anfitriones pensaron que se había caído de la luna. De la luna también se han caído quienes pensaron que Israel debería conmemorar el día de la Nakba. Se les considera traidores…

Pero la verdad es que no hay una prueba más clara de la inseguridad de Israel sobre la justicia de su causa que la guerra librada para prohibir la Nakba. Un pueblo que está seguro de su causa respeta los sentimientos de la minoría en lugar de tratar de atropellar su legado y su memoria. Un pueblo que sabe que algo terrible arde debajo de sus pies considera todas las referencias de lo sucedido una amenaza existencial.

Israel comenzó su guerra contra la Nakba al día siguiente de producirse. No sólo no permitió que los refugiados regresen a sus hogares y sus tierras, sino que también confiscó sus propiedades abandonadas, destruyó casi todas las 418 aldeas por premoniciones, las cubrió de árboles plantados por el Fondo Nacional de Tierras y evitó cualquier mención de su existencia.

El concepto primitivo era que se podía borrar la memoria de un pueblo con los árboles, con la ley para suprimir el dolor y la conciencia por la fuerza. El país de los monumentos prohibió cualquier monolito en recuerdo de la tragedia. El país de las conmemoraciones y el regodeo con el dolor les prohíbe hacer el duelo. Cada árabe que lleva una llave oxidada es considerado un enemigo, cualquier señal que remita a un pueblo destruido es una abominación.

Pero no sólo no hay justicia aquí, tampoco hay ningún beneficio. Mientras Israel intenta reprimir la memoria ésta se intensifica. La Unión Soviética trató de hacer lo mismo con los judíos y otras minorías y fracasó. La tercera y la cuarta generación de la Nakba recuerdan y se atreven más que sus predecesores. Sobre las ruinas de varios pueblos se levantaron campamentos de verano que luego fueron prohibidos. No hay un bisnieto de refugiado que no conozca su pueblo ancestral. Una herida no reconocida jamás sana.

¡Qué bueno sería si Israel hubiera tomado algunas medidas simbólicas! ¡Qué hermoso sería si surgiera un Willy Brandt israelí que se arrodilla, acepta la responsabilidad y pide perdón! ¡Y si el país también se cubriera de signos conmemorativos de lo que fue y ya no existe! ¡Qué bueno sería si Israel permitiera mañana a los ciudadanos de la minoría conmemorar la tragedia como se debe, una de las mayores catástrofes nacionales y actuales de la historia! O al menos respetar su dolor.

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Fuente: Haaretz

Tags: , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.