La Revolución Bolivariana en uno de sus momentos cruciales

En los países latinoamericanos, cada vez que el imperio comete injerencia indebida en los asuntos internos, logra un resultado opuesto. La mayoría reacciona en defensa de su soberanía y retoma en los hechos la histórica consigna de “Yanquis, go home”.

Los embates contra la democracia y el pueblo de Venezuela son constantes por parte del gobierno de los EEUU.

Los embates contra la democracia y el pueblo de Venezuela son constantes por parte del gobierno de los EEUU.

Por Emilio Marín. Venezuela muy hostigada por el gobierno de Estados Unidos. La situación de Venezuela es motivo de preocupación para los latinoamericanos bien nacidos. Las agresiones de Obama y la derecha violenta venezolana, más algunos límites propios del gobierno de Maduro, han llevado a un punto de gravedad.

Al gobierno de Nicolás Maduro, como hasta 2013 al de Hugo Chávez, lo vienen sancionando por sus virtudes y no por sus defectos, que por supuesto los tiene y algunos son graves.

En diciembre del año anterior el Capitolio votó una ley sancionando a Venezuela y 7 de sus funcionarios, alegando violaciones a los derechos humanos, como apoyo al sector más beligerante de la oposición venezolana. A lo largo de 2014 este segmento, liderado por Leopoldo López, había promovido guarimbas y desórdenes violentos en Caracas y otras ciudades, donde murieron 43 personas, en su mayoría militantes chavistas.
Esa mano dada por Washington fue para López y el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, que expresan al núcleo más antidemocrático de la oposición. Varias de sus movidas golpistas en contra del presidente, al que se proponían echar del Palacio de Miraflores, no fueron compartidas o al menos no totalmente por otros opositores menos recalcitrantes (aunque quizás por ello más peligrosos electoralmente) como Henrique Capriles, de Primero Justicia.
Los dos cabecillas del golpismo están presos en Ramo Verde, acusados de graves delitos derivados de las guarimbas. Sin embargo, lejos de cesar, el apoyo norteamericano se vino incrementando. Y se sumaron varios ex presidentes como José María Aznar, el español pepero; Felipe González, del PSOE, el brasileño Fernando H. Cardoso y hasta el que no llegó a ese cargo con votos, como Eduardo Duhalde. Usaron la vía de recibir como heroínas a Lilian Tintori y Mitzy Capriles, esposas de López y Ledezma,
EE UU no se limitó a la ley de diciembre. En marzo de este año Obama emitió un decreto calificando a Venezuela una amenaza extraordinaria a su seguridad. Eso avaló las sanciones anteriores y dio pie a la posibilidad de otras nuevas.
La jugada no le salió bien, porque en la VII Cumbre de las Américas en Panamá, el grueso de los presentes le reclamó la derogación del decreto. Y Obama no pudo argumentar las razones de su sinrazón. En los días previos a esa cita algunos de sus funcionarios trataron de explicar que la orden ejecutiva no quería decir lo que afirmaba, etc.

Más intromisión en los asuntos internos de Venezuela

En los países latinoamericanos, cada vez que el imperio comete injerencia indebida en los asuntos internos, logra un resultado opuesto. La mayoría reacciona en defensa de su soberanía y retoma en los hechos la histórica consigna de “Yanquis, go home”.

Y bajo ese ataque carente de fundamentos, el gobierno de Maduro captó más apoyo popular, dentro y fuera del país. El secretario general de la Unasur, el colombiano Ernesto Samper, promovió pronunciamientos de la entidad, que fueron como una caricia para Miraflores. Otro tanto hizo el Grupo de Apoyo a Venezuela, integrado entre otros por Brasil y Colombia.
Los círculos más pronorteamericanos de los medios de comunicación internacionales redoblaron los ataques. El 27 de enero pasado el diario monárquico ABC de Madrid, publicó que Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional y vicepresidente del PSUV, era jefe del cartel de narcotráfico Los Soles. Periódicos locales citaron como muy poco creíble fuente a Leamsy Zalazar, ex miembro de la seguridad de Cabello, exiliado en Miami.
Cabello demandó por difamación a tres medios periodísticos (El Nacional, La Patilla y Tal Cual) y pidió que no pudieran salir del país 22 periodistas de esas empresas que habían reproducida aquella acusación de ABC.
Esa medida de defensa del acusado fue comunicada al mundo por la SIP y Adepa de Argentina, como un ataque más del chavismo a los periodistas y la bendita libertad de empresa.
Esta semana fue el turno de The Wall Street Journal, de EE UU. Dijo que las fiscalías de Nueva York y Miami están investigando a Cabello por haber convertido a Venezuela “en un paraíso de la cocaína y el lavado de dinero”.
Se podría estar preparando un ataque a escala mayor contra el gobierno venezolano, al golpear más arriba que a los 7 funcionarios sancionados antes. Como dijo Maduro, al defender a Cabello, “el que se mete con Diosdado se mete conmigo, con mi gobierno”.
El mandatario bolivariano podría haber contestado a las ridículas acusaciones norteamericanas con un viejo refrán apropiado para la ocasión: “se asusta el muerto del degollado”. O con este otro: “no mentar la soga en casa del ahorcado”. EE UU, capital mundial del mercado de drogas, con el mayor número de consumidores y bancos que lavan el dinero de ese negocio, el mismo que ocupa Afganistán desde 2001, donde se ha incrementado el comercio de estupefacientes hacia el mundo, ¿ese país se atreve a acusar a otro de ser “narco”?

Las elecciones legislativas

Tras la muerte de Chávez en 2013 hubo que hacer nuevas elecciones y las ganó Maduro, por apenas el 1.5 por ciento de los votos frente a Capriles. El mandato del ganador durará hasta 2019. De allí la desesperación destituyente de la oposición, sobre todo la dupla López-Ledezma, que no se bancan ahora otros cinco años de gestión bolivariana.

Lo que sí habrá en el último cuatrimestre del año, posiblemente en setiembre, serán legislativas. Y es muy interesante detenerse a analizar qué pasó con la interna de los partidos opositores de la MUD.
El bloque centro-derechista de Capriles, con sus aliados de Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo (UNT) logró 30 de las 42 candidaturas a diputados votados en estas primarias.
El partido de López, Voluntad Popular, quedó en un lugar secundario, si bien no está muerto políticamente. La también extremista Corina Machado propuso 5 candidatos en sendos estados y no logró consagrar ninguno.
Desde este ángulo, es propicio que los ultras hayan salido algo golpeados de la compulsa y que sus líderes sigan presos en Ramo Verde.
Por otro lado es más interesante que bajó el número de votantes en la interna de MUD. Fue apenas 7,43% del padrón, 540.000 electores. Cuando compitieron para elegir a quien se enfrentaría con Chávez en 2013, superaron 3 millones. El poco caudal de votantes de ahora sería un signo de desinterés o de alejamiento de muchos adherentes.
En vez de reflexionar sobre las causas reales de ese descenso, los apologistas de la derecha le echan la culpa al “aparato de comunicación chavista” que habría invisibilizado esa elección. Este argumento no se sostiene porque en Venezuela sigue siendo amplio el dominio de los medios privados de (in) comunicación, como en Argentina.
La derecha continental está preocupada por las legislativas en Venezuela. El 31 de marzo pasado, en su columna “Que en Venezuela no voten los muertos”, Andrés Oppenheimer escribió en “La Nación” contra el impecable sistema electoral tan elogiado por el Centro Carter.

Maduro debe preocuparse por resolver graves problemas internos

De todos modos Maduro haría mal en subestimar los problemas reales que tienen su gobierno y la economía. En este último ámbito por supuesto está de por medio y en forma decisiva, la responsabilidad de los empresarios, que siempre la echan la culpa al Estado (cualquier semejanza con Argentina no es pura coincidencia).

La inflación fue en 2014 del 68,5%, según datos oficiales del Banco Central de Venezuela (BCV). Junto con este grave problema para quienes tienen ingresos fijos en bolívares, se produce un grave desabastecimiento de productos importantes para la población, además de divisas que también escasean y las demanda una parte especuladora (Caracas también tiene su dólar blue).
Para colmo de lamentos, el precio del barril de petróleo, que supone más del 95 por ciento de los ingresos del fisco, se desplomaron desde los más de 100 dólares a 60; ahora viene remontando pero el daño fue hecho.
Y como resultado de todo ello, el PBI caería este año 7 por ciento, con menores niveles de empleo, consumo y producción.
Este es un cuadro económico-social difícil, con sus reflejos políticos, que el presidente Maduro trató de mejorar con los anuncios de “cinco revoluciones” en diferentes campos: económica, del conocimiento, misiones, política de Estado y socialismo territorial.
Ojalá esas reformas del curso bolivariano tengan éxito porque de lo contrario las campañas destituyentes de la derecha y sobre todo el plan de asfixia orquestado desde Washington podrían avanzar.
Un tema urgente es resolver las cuestiones económicas básicas, si bien éstas son generadas por un empresariado con nula conciencia nacional. Allí también parece valedera la opción “pueblo o corporaciones”. Y no parece vaya a solucionarse sólo mandando al calabozo a un empresario desabastecedor, medida policial que está justificada. Podría estar a la orden del día una política de nacionalizaciones de otros recursos importantes, con un plan industrializador, además del petróleo que recuperó Chávez. Y para hacerlo y que tenga resultados es necesario combatir más a la corrupción enquistada en el gobierno y en la boli-burguesía (burguesía que se dice bolivariana).
En la Patria Grande Latinoamericana se ama a Venezuela y hay preocupación. Es que hay en su contra una campaña monumental del imperio, pero para poder derrotarla cabalmente la solidaridad regional es importante, pero lo esencial serían las medidas socialistas del siglo XXI en lo interno.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

2 Respuestas en La Revolución Bolivariana en uno de sus momentos cruciales

  1. Julio cesar Carrillo 24 mayo, 2015 en 12:15 pm

    Excelente artículo

    Responder
  2. Julio cesar Carrillo 24 mayo, 2015 en 12:13 pm

    Excelente el artículo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *