Contra el crimen de la pobreza, la protesta

Actualmente, casi 1000 millones de personas se van hambrientas a la cama cada noche, y no es porque no haya suficientes alimentos para todos, sino por las enraizadas injusticias patentes en el sistema.

El hambre es un negocio criminal.

El hambre es un negocio criminal.

La injusticia de la pobreza requiere una respuesta práctica y poderosa para poder eliminar sus causas y el impacto sobre la vida de las personas.

Utilizamos una estrategia basada en seis puntos para tejer juntos nuestros esfuerzos en forma de red y nos unimos a otras organizaciones y socios para acabar contra la pobreza.

1) Cuando la gente tiene el poder de reclamar sus derechos, puede escapar de la pobreza de manera permanente. Esta creencia de base es la que sustenta nuestros programas de desarrollo en más de 90 países. Trabajamos para que la gente pueda reclamar sus derechos y sea completamente autónoma a través de nuestros socios y las comunidades locales.

La riqueza mundial se concentra cada vez más en manos de una pequeña élite. Esta élite rica ha creado y mantenido su vasta fortuna gracias a las actividades que desarrollan por defender sus intereses en un puñado de sectores económicos importantes, como el financiero y el farmacéutico y de atención sanitaria.

2) La discriminación sistemática de las mujeres y las niñas es a la vez causa y consecuencia de la desigualdad que genera la pobreza. Trabajamos para hacer oír sus voces y exigir justicia, y para garantizar su liderazgo en sus comunidades.

3) Cuando ocurre una emergencia estamos allí. Ayudamos a la población atrapada en un conflicto o en un desastre natural. Desde hace muchos años estamos especializados en proporcionar agua potable, saneamiento, y alimentación en las zonas afectadas. También destinamos muchos esfuerzos en asegurarnos de que la población civil también tenga protección. Además, buscamos reducir el riesgo de la población más vulnerable ante desastres continuando nuestro trabajo allí una vez se ha superado la crisis inmediata.

4) Los recursos naturales son vitales para garantizar la prosperidad pero, a menudo, la población más pobre es la que se lleva la peor parte. La situación ha empeorado a causa de las consecuencias del cambio climático que la comunidad internacional no consigue frenar. Llevamos a cabo trabajo de incidencia política en gobiernos, organizaciones internacionales y empresas con el objetivo de que cambien sus políticas en materia de tierra y actúen ante el cambio climático.

5) Actualmente, casi 1000 millones de personas se van hambrientas a la cama cada noche, y no es porque no haya suficientes alimentos para todos, sino por las enraizadas injusticias patentes en el sistema. Podemos CRECER y producir de una forma mejor, de manera que se contribuya en mucho mayor medida al bienestar del ser humano y se garantice que todas las personas del mundo tendrán suficiente para comer. Podemos crecer y producir de una forma mejor, de manera que se contribuya en mucho mayor medida al bienestar del ser humano y se garantice que todas las personas del mundo tendrán suficiente para comer.

6) Es fundamental movilizar fondos nacionales e internacionales adicionales para reducir la pobreza e impulsar el desarrollo sostenible. Trabajamos para garantizar el acceso de la población más pobre a servicios básicos como la salud y la educación.

Fuente: Oxfam

Tags: , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *