Bye bye Blanca Nieves

La feminidad es una larga construcción histórica que ha llegado a un punto de mucha ebullición. Hay importantes movimientos que están propiciando cambios cada vez más firmes y que han desdibujado a la Madre, excluyente de otras experiencias. A la romántica que vive de promesas futuras mientras...

Cenicienta y los miedos a la independencia

“Cenicienta” y los miedos a la independencia

Por Cristina Pazo. ¿Cómo pensar a las mujeres del futuro, sin dejar de ver a las niñas de hoy que en definitiva serán las que lo habiten? Cuando tengo la oportunidad de estar cerca de algunas, observo una constante: se registran más a sí mismas, pueden defender más lo que quieren y lo que les gusta, son más fuertes y seguras que las nenas de los 80´ y los 90´.

Deslizándome por una hendija que me lleva hacia un gran corredor, puedo ver en 20 años a jóvenes maduras que podrán desligarse del deseo de sus madres y convivir con la orfandad que eso implica. Que tolerarán con más recursos no depender de referentes. Que tendrán la posibilidad de reinventarse. Serán capaces de lanzarse en búsquedas que las definan pero que les permitan tener elasticidad para cambiar, porque la vida es cambio.

Mujeres más comprometidas con su tiempo y sus necesidades, menos atormentadas por la culpa de haber transgredido mandatos, que siempre van a existir en la crianza y en la educación. Mujeres en la búsqueda de las singularidades. Transitando distintos caminos de experiencias ahuyentando el miedo de sus madres. Muy terapeutizadas, pero a voluntad, porque entenderán que las terapias son espacios de la palabra y el pensamiento.

Veo un tiempo de mujeres ocupando lugares de poder, dispuestas a trabajar en equipos, sociedades de mujeres para llevar proyectos sociales. Con un gran poder de ser guías en caminos de espiritualidad. Con nuevos criterios morales.

La feminidad es una larga construcción histórica que ha llegado a un punto de mucha ebullición. Hay importantes movimientos que están propiciando cambios cada vez más firmes y que han desdibujado a la Madre, excluyente de otras experiencias. A la romántica que vive de promesas futuras mientras ella sí, da pruebas de su amor. A la dependiente, Bella Durmiente, que espera el beso que la hará mujer. A la Cenicienta que no necesita construir su futuro, porque el señor que la buscará para ponerle el zapatito que sólo a ella le cabe, tiene un flor de palacio donde va a quedar encerrada de por vida.

Estas nuevas mujeres que están configurándose, gracias a estos senderos que hoy estamos transitando, estarán dispuestas a pagar el costo de su libertad que es, en definitiva, el logro de una identidad singular, genuina, imprevisible, creativa. Serán protagonistas de su propia película, dispuestas a integrarse en vínculos de crecimiento. Tal vez no busquen llegar a la luna, porque en la reinvención no desearán repetir la desmedida carrera hacia esos infinitos que las han ignorado. Escribirán nuevas reglas de juegos e inventarán nuevos juegos. Escribirán una historia dialéctica donde, como dice Foucault, se podrán reconstituir grandes debates, en donde no se pondrá a la naturaleza como algo inamovible, ni a la cultura como procedente de la naturaleza.

Mujeres de ojos grandes, abiertos, despiertos, dueñas de su sensibilidad y razón.

Cristina Pazo. Psicóloga Social. Coordinadora del “Programa contra la Violencia de Género e Intrafamiliar”, en la Ciudad de La Paz. Entre Ríos-Investigadora en Estudios de Género.

Tags: , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.