Bloqueo de EEUU contra Cuba sufrirá una goleada histórica en la ONU

La representación estadounidense está en serios aprietos. Si votara por prorrogar el bloqueo se estaría contradiciendo con los pasos que dio desde diciembre pasado y con sus mensajes contrarios al mismo. Obama sería visto como un payaso a nivel mundial. Si se llegara a abstener, lo que sería inédito y loable, sería cuestionado como “traidor”.

El bloqueo es un genocicio criminal, propio de países despóticos y arrogantes.

El pueblo cubano, no obstante el salvajismo de sucesivos gobiernos norteamericanos, ha sobrevivido con dignidad, dando una lección de humanismo al mundo.

Por Emilio Marín. El próximo 27 de Octubre se vota en Naciones Unidas. El 27 de octubre Cuba someterá a votación en las Naciones Unidas su resolución contra el bloqueo estadounidense. Y es posible que el resultado sea aún más abrumador que el del año pasado y ediciones anteriores. Será una goleada histórica.

El canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla estará en la 70° Asamblea General de la ONU el 27 de octubre, para proponer la resolución por el cese del bloqueo estadounidense. No habría que descartar la presencia de Raúl Castro, por la importancia del evento, aunque ya estuvo en esta asamblea el 28 de setiembre, cuando condenó el bloqueo y planteó las condiciones para normalizar completamente las relaciones con Estados Unidos.
En principio, entonces, el presente será el canciller, como en las últimas ediciones. Será la primera vez que se someta a votación el asunto, tras la reapertura de las embajadas en Washington y La Habana.

Hoy acaba de conocerse en resultado de la votación que vaticina el redactor de esta nota, Emilio Marín:

El mundo entero a favor de Cuba.

Los resultados están a la vista: Hoy, 27 de Octubre las naciones del mundo se pronunciaron.

Esa circunstancia tan novedosa, que puso fin a tanto alejamiento tras la ruptura precipitada por EE UU en enero de 1961, estrecha el cerco para el caso que el Departamento de Estado quiera oponerse a la moción cubana. ¿Qué lógica tendría reanudar las relaciones diplomáticas con la Mayor de las Antillas y votar a favor del bloqueo?
Desde el punto de vista político y diplomático existe la duda sobre cuál va a ser el voto de la representación norteamericana. Es que desde 1992, cuando el gobierno cubano acudió allí con su moción antibloqueo, los delegados de Washington votaron siempre en contra. Y perdieron las veintitrés votaciones. La última vez, en 2014, el resultado fue abrumador: 188 países a favor de la isla, 2 en contra (EE UU y su fiel escudero Israel) y tres abstenciones.
La edición número 24 puede ser aún más favorable a la Patria de José Martí.

¿Cómo votará EE UU en la ONU?

Se estima que el imperio podría abstenerse o buscar un modo de no insistir en el voto negativo. Es que desde el 17 de diciembre pasado, cuando los presidentes Castro y Barack Obama sorprendieron al mundo con mensajes en simultáneo, liberando presos y anunciando la pronta reanudación de relaciones, las falsas justificaciones de EE UU para el bloqueo se terminaron de caer. El presidente bloqueador admitió que se trataba de una política fracasada durante 50 años y que debía cambiarse; que era imposible de obtener resultados diferentes con las mismas recetas que no habían tenido éxito.
Luego, ya en la actual Asamblea General de la ONU, Obama reiteró esos conceptos y pidió al Capitolio que anule el bloqueo. Esto último porque no puede hacerlo por decreto, estando vigente leyes en la materia, como la Torricelli (1992) y la Helms-Burton (1996).
La representación estadounidense está en serios aprietos. Si votara por prorrogar el bloqueo se estaría contradiciendo con los pasos que dio desde diciembre pasado y con sus mensajes contrarios al mismo. Obama sería visto como un payaso a nivel mundial. Si se llegara a abstener, lo que sería inédito y loable, sería cuestionado como “traidor” a las normas legales de su país, por la derecha republicana, una parte de su partido demócrata y el sector más recalcitrante de la gusanería cubano-americana de La Florida. ¿Qué hará entonces? Un misterio hasta el 27 de octubre.
Ese interrogante complica mucho a Israel, que secundó en la ONU a Washington, votando en solitario junto al imperio. El ultraderechista Benjamin Netanyahu quedaría al desnudo si el imperio se abstuviese. ¿Votaría solo en contra, aún en ese caso? ¿Sería más papista que el Papa?; o para no ofender a Francisco, ¿sería más bloqueador que el bloqueador en retroceso?

Los que antes se abstenían

Otro rubro donde puede haber novedades es en el de las abstenciones. En los últimos años así votaron tres islas del Pacífico, altamente dependientes del presupuesto norteamericano: Micronesia, Marshall y Palau. Solían abstenerse y luego, por separado, disculparse con La Habana y decir que la presión del imperio era insoportable para sus estrechas partidas fiscales. Esas tres eran las abstenciones en el Palacio de Cristal neoyorquino a la hora de contar los porotos.
Esta vez puede ser distinto. Es que el 11 de setiembre pasado, en el marco de la 46 Reunión del Foro de las Islas del Pacífico, se restablecieron las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Federados de Micronesia, con presencia del presidente Peter M. Christian.
Dos semanas más tarde, “Raúl Castro y el presidente de Palau, Thomas Remengesau, encabezaron la ceremonia de establecimiento de relaciones diplomáticas entre sus gobiernos”, informó la agencia Prensa Latina. El mismo día, por separado, Castro asistió a la ceremonia con Islas Marshall, junto al presidente de ese país, Christopher Loeak, según documentó el sitio oficial Cubadebate.cu.
Hablando en criollo: Cuba ha establecido relaciones con los gobiernos de las tres islas que se abstenían. No es muy aventurado arriesgar que dentro de 18 días estas representaciones insulares podrían votar en contra del bloqueo. Suponiendo eso, La Habana contaría con 191 votos de los 193 estados miembros plenos de la Asamblea General (si tuvieran derecho a voto los observadores, del Vaticano y Palestina, la cosecha se elevaría a 193). Y está por verse cómo sufragará al final EE UU.
De allí lo afirmado al comienzo: la votación n° 24 de las Naciones Unidas sobre el bloqueo yanqui puede ser una goleada histórica en contra del imperio.

Ente EEUU y Cuba, aún son pocos los avances

En países mal informados, donde tienen tanto poder los medios de comunicación monopólicos -caso de Argentina con el grupo Clarín- se puede creer que el vínculo entre la isla caribeña y EE UU ya está perfectamente normal.
Y no es así. Sí se han reabierto las embajadas y la parte norteamericana, que es la bloqueadora, ha flexibilizado un tanto lo que llama “embargo”. Por ejemplo, los norteamericanos siguen sin poder viajar libremente a Cuba porque el imperio no lo permite, un caso único a nivel mundial. Lo que sí, con los nuevos vientos que soplan en la Casa Blanca, pueden viajar invocando doce licencias, entre razones familiares, cuestiones culturales, etc. Libertad no tienen en USA, sólo les dieron salidas temporales hacia el Malecón…
Y eso que al mantener el bloqueo son muchas las empresas norteamericanas que pierden de hacer negocios con un mercado que les queda a 90 millas. Los cubanos recordaron recientemente que en 1999 los había visitado el titular de la Cámara de Comercio de EE UU y les había comentado que a causa del bloqueo sus empresas adheridas tenían una pérdida de ingresos de alrededor de 1.200 millones de dólares. Eso hace dieciséis años. Saque cuenta el lector de cuánto es la pérdida hasta hoy…
La resolución que Cuba presentó a esta Asamblea General documenta que entre 2014 y 2015 el bloqueo de su mal vecino siguió aumentando daño económico directo, que sumó en ese lapso 3.850 millones de dólares. Son sumas enormes para cualquier país del mundo y en especial para uno pequeño y de economía modesta como Cuba.
Solamente en el área tan sensible de Internet y telecomunicaciones, la estadística cubana reportó daños por el bloqueo en el último año por 57.122.900 dólares, provocados a las estatales Etecsa y Copextel. EE UU no permite venderle equipos ni servicios de última generación necesarios para tener una mejor conexión. Y lo que es peor, luego las mismas agencias de noticias y la SIP, que sintonizan la onda del Departamento de Estado norteamericano, critican a la isla por la lentitud de esas conexiones, las limitaciones del servicio y la supuesta censura gubernamental.

La votación del 27 será una ola poderosa de justicia

Desde febrero de 1962, cuando se estableció total y formalmente, el bloqueo yanqui ha causado a la isla un daño económico directo de 833.755 millones de dólares, contando la depreciación de esa moneda frente al valor del oro.
En su comparendo ante la 70° Asamblea de Naciones Unidas, el pasado 28 de setiembre, el presidente cubano reivindicó la mejoría de relaciones con EE UU, pero ratificó cuatro condiciones para una verdadera normalización de las mismas, que aún no existe.
El primero de la agenda es el bloqueo, el segundo es la devolución de Guantánamo, el tercero el cese de las ilegales transmisiones radiales y televisivas contra la isla, y el cuarto la compensación por los daños humanos y económicos. Las cuatro demandas son justas pero no son fáciles de resolver, menos para un presidente como el afroamericano que está finalizando su mandato y tiene la mayoría del Congreso en contra.
Los cubanos son pacientes y tienen la razón de su lado, además del apoyo de casi todo el mundo en cuanto al asunto bloqueo. Por eso, porque es lo más preciso y urgente para poder avanzar en sus reformas hacia un “socialismo próspero y sustentable”, han puesto el acento allí. Ya le han doblado el brazo a Obama. Falta que lo hagan con el Legislativo. Tienen la mayoría de la opinión pública estadounidense a su favor, según encuesta reciente del Pew Research Center. La visita papal los fortaleció. La votación del 27 de octubre puede ser una poderosa ola internacional que moje al Capitolio y lleve al hundimiento de la ley Helms-Burton.
Para orgullo de los argentinos, el voto del país será un importante afluente de esa corriente mundial que reclama el fin de la ilegal medida. Es dudoso cómo habrían votado eventuales gobiernos de Mauricio Macri o Sergio Massa.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

2 Respuestas en Bloqueo de EEUU contra Cuba sufrirá una goleada histórica en la ONU

  1. Pingback: Fidel Castro: 90 años no es nada – SaharauisDigital.com

  2. Pingback: 1° de enero. 57 años de la revolución cubana. ¿Por qué amén de las ideologías sigue siendo un ejemplo a seguir? | Rafaela Informa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *