Los “Cascos Rojos” de UNASUR para la Defensa de la Patria Grande

El progreso de la cooperación militar entre los países Latinoamericanos representa sin lugar a dudas un progreso en la relación de fuerzas existente en el Cono Sur de América Latina.

Los "Cascos rojos" de UNASUR.

Los acontecimientos latinoamericanos de los últimos años indican la necesidad de formar una fuerza militar regional capaz de desalentar cualquier aventura imperial.

Por: Ricardo “El Gato” Sanoja. Los “Cascos Rojos” de UNASUR para la Defensa de la Patria Grande. La UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas) organismo internacional que congrega todas la naciones de América del Sur conjuntamente con el departamento de cooperación militar y el Consejo de Defensa Suramericano, la creación de un poderoso ejercito denominado los Cascos Rojos, un nuevo cuerpo militar regional continental, creado para la Defensa, Seguridad y Protección de las Democracias de los países miembros del Cono Sur Latinoamericano.

Esta propuesta gestada por Nuestro comandante Supremo Hugo Chávez, a través del entonces Ministro de Defensa venezolano Henry Rangel Silva, en junio del 2012, entre los objetivos de dicha integración militar sería proteger a los países del Cono Sur de una “agresión exterior”, “fortalecer la seguridad, unidad y desarrollo de la región” y “disminuir la relación de dependencia en materia militar con países de fuera de la región”.

Esta iniciativa cambia por completo la balanza en el plano regional, porque lejos de permitir un conflicto interno entre los países latinoamericanos y caribeños, estará centrado con fuerzas externas y en este caso estamos pensando en los EEUU en primer lugar. Y este nuevo ejército continental estaría compuesto por efectivos militares de los distintos países de la región, en concreto: 18.600 soldados Brasileños, 15.300 soldados Venezolanos, 13.000 soldados Argentinos, 8.250 Bolivianos y 5.000 Ecuatorianos. En total los Cascos Rojos cuentan por ahora con 60.150 efectivos.

El progreso de la cooperación militar entre los países Latinoamericanos representa sin lugar a dudas un progreso en la relación de fuerzas existente en el Cono Sur de América Latina. La decisión de los distintos gobiernos progresistas de la zona; en especial Venezuela, Bolivia y Ecuador; de avanzar la cooperación militar en la región supone un síntoma de reforzamiento de los procesos nacionales y democráticos en la zona. Supone el principio del fin de la tradicional subordinación militar de los países del Cono Sur hacia su vecino imperial, los Estados Unidos. Recordemos que tradicionalmente los EEUU han equipado y formado a los cuadros militares de los distintos países de la región. Recordemos que fueron los instructores norteamericanos, a través de la tristemente conocida “Escuela de las Américas, quienes formaron a los peores torturadores y asesinos de los regímenes militares suramericanos y centroamericanos de los años 70 y 80.

Recordemos también la intervención militar directa de los EEUU en países de la región tales como Panamá, Cuba, república Dominicana, Granada a lo largo del siglo pasado. Hoy en día los EEUU siguen interviniendo con el objetivo de desestabilizar a los gobiernos contrarios en la zona y seguir conservando su hegemonía militar en la región. Es por ello que sigue intentando asegurar su dominio fortaleciendo la dependencia militar con sus países más serviles. El caso más paradigmático es Colombia, país que en la actualidad tiene 9 bases militares norteamericanas en su territorio. EEUU sigue equipando militarmente al Ejercito Colombiano, ejercito acusado de innumerables masacres y violaciones a los derechos humanos en su “lucha contra la guerrilla y el narcotráfico”. No es casualidad que Colombia, junto con otro estado servil como Chile, hayan sido las dos únicas naciones de UNASUR que se hayan negado terminantemente a participar en la integración militar junto con sus países vecinos. Los lazos de dependencia con Colombia son tales que dicho país recientemente llego a pedir la admisión en el seno de la OTAN. Sea como fuere la noticia del avance y reforzamiento de la alianza militar entre los países latinoamericanas es una gran noticia entre los pueblos. Podría suponer el principio del fin de la hegemonía militar yanqui en la zona y supone la determinación de los diferentes países del Cono Sur por romper su dependencia política y económica con los EEUU y defender esta independencia con las armas en la mano si fuera preciso.

El sueño de Bolívar y Chávez cada vez mas es una realidad y sin embargo, mas temprano que tarde, llegara el día en que los pueblos de Colombia, Chile y Perú se levantaran por encima de sus actuales debilidades, pasaran de la recuperación de fuerzas a la ofensiva política y desplazaran a las oligarquías que mantienen postradas a sus respectivas naciones, a los designios e intereses imperialistas. Se unirán en una sola NACION DE REPUBLICAS junto a las que ya están en proceso de liberación y de unión. Este es el siglo de la redención definitiva de los pueblos de América irredenta y tal como lucho y planteo también Francisco de Miranda, Antonio José de Sucre, Eloy Alfaro, José Marti, Fidel Castro, El Che Guevara, Augusto Cesar Sandino y muchos otros, seremos un solo continente de Libertad y Socialismo.

El ojo del gato. (Texto escrito en Agosto del 2013)

Ricardo “el gato” Sanoja. Profesor-Autodidacta, Político y Científico Social. sanojaricardo@hotmail.com / elojodelgato7@gmail.com / Twitter:@ricardo_sanoja

Tags: , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.