Asumiendo la derrota en Argentina

De hecho, si perdimos por poco, fue porque el pueblo salió a la calle en el balotaje a ponerle el cuerpo, abandonado identidades estancas en pos de un proyecto colectivo y construyendo una sana sucesión presidencial. Ésa debió ser la actitud de la política desde el inicio de la campaña.

Cris y Mauri

Cris y Mauri

Por Cristian Miguel Poczynok. (*) Asumiendo la derrota. Lo que nos está pasando es que estamos digiriendo la derrota. Sólo lo vamos a hacer si nos masticamos las contradicciones secundarias y, principalmente, los egos personales.

No planteemos traiciones ni levantemos el dedo acusatorio, dijo CFK el 13 de Abril cuando muchos chiflaban. Tampoco busquemos un salvador que venga a voltear/frenar a un gobierno que fue electo democráticamente. Menos aún apelar a una lógica sindical o reivindicativa que nos venga a resolver el problema político que deberíamos haber resuelto entre el 2014 y el 2015. De hecho, si perdimos por poco, fue porque el pueblo salió a la calle en el balotaje a ponerle el cuerpo, abandonado identidades estancas en pos de un proyecto colectivo y construyendo una sana sucesión presidencial. Ésa debió ser la actitud de la política desde el inicio de la campaña. La dirigencia y gran parte de la militancia orgánica estuvo muy por detrás del pueblo cuando tuvo que pelear las elecciones.
Es imperioso reconstruir el Movimiento Nacional y Popular que supo encarnar primer Néstor y después Cristina. Para ello, debemos mirar hacia la izquierda y la derecha, e incluso detrás de nuestra nuca, a quienes no miramos nunca. Debemos ver quiénes son los que están sosteniendo los espacios de lucha para poder establecer una nueva lógica transversal que nos convoque a todos/as: los que se fueron hace mucho tiempo, las que nunca estuvieron, y también los y las que siguen estando.
Pero si buscamos reconstruir sólo desde una lógica política, vamos a volver a pecar en la representación inversa a la que terminamos cayendo, que nos obturó muchas discusiones. La idea no es ver quién representa mejor al bloque del FPV-PJ o a Cristina o a Recalde, sino al pueblo, a los vecinos, a los laburantes. La representación debe resurgir desde los problemas de la gente hacia el poder político. No en función de arriba hacia abajo. El norte es la imagen del Día de la Bandera en Rosario: una multisectorial movilizando contra el neoliberalismo, y también es la resistencia de los/as compañeros/as de las fábricas recuperadas, como en Martínez. Ésa calle y ése compromiso va a ser la base fundamental de la unidad que necesitamos.
Por eso deseo fervientemente que las banderas confluyan hacia las organizaciones reivindicativas, para recién poder construir una nueva identidad política que entronque con nuestra historia. Ésa identidad, necesariamente, es con lo mejor de nuestros 12 años de gobierno. Es con Cristina y con Néstor, que re-actualizaron la doctrina nacional. Porque si el Evita sigue existiendo como identidad fundamental, es un error político de la época. Más gordo, o más chico, implica que seguimos pensando con una identidad que fue el resultado de la hecatombe de los ’90. Pero también sería un fracaso político para todos/as nosotros/as si La Cámpora, Kolina, Nuevo Encuentro, el MUP, Seamos Libres, y todas las viejas organizaciones permanecen tal cual son.
Porque si seguimos siendo los que éramos hasta ahora, no vamos a volver; porque si no cedemos y nos damos un baño de humildad, no vamos a volver a convocar a los que se fueron; porque si no abrimos los espacios políticos y se re-estructuran las orgánicas, no van a entrar viejas y nuevas expresiones de la Sociedad; porque no existe unidad sin diversidad; y porque conducir la diversidad es dialogar, pensar, reflexionar y ver cómo se suma en vez de restar.

Sólo el tiempo va a poder sentenciar qué hizo cada uno/a en estos años de resistencia, pero también de política, como nos enseñaron los pingüinos. Desde ya, no creo que la respuesta sea acusar a quienes estuvieron desde un primer momento ni andar “desgarrándose”. Menos aún confundir el Estado con Gobierno.

(*) Enviado por el autor para su publicación

Tags: , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *