Elecciones en Venezuela: el pueblo nuevamente enfrenta al imperialismo

Vamos pueblo a Vencer el día 22 de abril de 2018 con la renovación del mandato soberano y constitucional del presidente compañero Nicolás Maduro Moro. A pesar de las injusticias, mentiras, amenazas militares, bloqueo financiero y guerra económica de los imperialistas; es estratégico y virtud reconocer que el liderazgo de Maduro es y será la victoria, soberanía e independencia del pueblo venezolano

Venezuela y otra batalla contra el imperialismo

Venezuela y otra batalla contra el imperialismo

Por Edgardo Ramírez. La elección presidencial del 2018 será la batalla decisiva del teatro de operaciones de la guerra económica, diplomática, política, social y cultural de los gobiernos de Obama y Trump, iniciada el 2013 contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

A pesar de que su gobierno ha entregado anualmente las divisas preferenciales, para garantizar la compra y venta de los productos que satisfacen las necesidades de consumo del pueblo y el funcionamiento de la economía venezolana, las empresas privadas extranjeras y nacionales, que ejercen el monopolio de la comercialización de los alimentos, medicinas, productos de aseo personal, repuestos y tecnologías para el transportes e industrias, intensifican su golpe mortal: la disminución de las importaciones de los bienes y servicios esenciales.

El plan imperialista encadena el acaparamiento, la escasez programada y selectiva, la especulación y la pérdida del poder adquisitivo del bolívar; porque tienen el control de las fases de la comercialización. Se apropian de las cosechas con el pago directo a los productores primarios y además monopolizan los canales de distribución, transporte, rutas y los establecimientos de ventas; instaurando la red nacional de la corrupción de los bachaqueros para imponer la especulación de los precios.

El gobierno responde organizando a las familias más afectadas a través de los CLAP. Para ello paga los compromisos de la deuda externa de la Cuarta República al FMI y al Banco Mundial; y los compromisos con los nuevos acreedores China y Rusia, entre otros, para garantizar el consumo de bienes y servicios, a través de la alta dependencia de las importaciones, raíz de la anti soberana economía rentista.

Los imperialistas en una operación conjunta con los militares golpistas del 2002, los banqueros prófugos y UribeSantos piezas de la oligarquía y paramilitares de Colombia atraviesan la espada de Damocles con el canje ilegal del dólar today desde Miami y Cúcuta (paso de la segunda frontera del continente con mayor número de transacciones económicas); para mermar el poder adquisitivo del pueblo y afectar el funcionamiento de la economía con la “hiperinflación” de los productos, insumos, materias primas, maquinarias, repuestos, equipos y tecnologías; entronizando la parálisis del aparato productivo interno y la caída de las exportaciones, que se traducen en el bajo consumo, en el robo y fuga de capitales.

El Decreto Injerencista de Obama y el bloqueo financiero de Trump a proposición de la CIA, son las evidencias, de que los imperialistas dirigen el teatro de operaciones contra Venezuela. La estrategia es culpabilizar al presidente Maduro de la crisis económica, usando el libreto de la crisis humanitaria para intervenir militarmente en Venezuela. El Jefe del Comando Sur de los EEUU en conexión con Julio Borges, presidente ausente de la Asamblea Nacional, dirigen la campaña de mentiras, como: la represión del Estado, la violación de los derechos humanos, la restitución de la libertad y de la democracia de la narco dictadura que se perpetúa en el gobierno; olvidando a propósito que cada año se realizan elecciones en Venezuela, de las cuales los opositores solo han ganado 2 de 22 elecciones.

La guerra económica era protegida por el terrorismo de las guarimbas y acciones armadas; pero la victoria del poder constituyente trajo la paz. Sin embargo, continúa el contrabando, el robo de los billetes y el bloqueo para derrocar a Maduro.

La campaña internacional mediática y la intromisión diplomática, como: la suspensión de Venezuela del MERCOSUR; la aplicación de sanciones a los líderes de la revolución, a miembros del Consejo Electoral y a los militares de la FANB por parte de los yankees, Unión Europea y Canadá; más la operatividad de los gobiernos de la derecha de España, Brasil, Argentina, Colombia, Chile, México, Perú, Panamá, Honduras y el Grupo de Lima, apuntan a culpabilizar de la crisis al modelo de la revolución bolivariana socialista, afincándose en la crisis humanitaria y en la falsa acusación de narcotraficantes de los líderes de la revolución. La verdad es que el 92% de las drogas que ingresan a EEUU provienen de Colombia, develándose el verdadero objetivo de las 7 bases militares yankees: la guerra.

La derrota sufrida por los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y de los gobiernos de la derecha en la OEA. Al igual que la parálisis de la exploración-explotación de petróleo de la ExxonMobil en la Zona de Reclamación del Esequibo y la expulsión de esa transnacional de la Faja Petrolífera, por desconocer la soberanía del convenio mixto de 51% a favor del Estado venezolano y 49% por transnacional. Así como la pérdida de la demanda contra Venezuela en un tribunal internacional al pretender el cobro ilegal de 20 mil millones de dólares por indemnización; conllevan a la amenaza del embargo petrolero manifestada por Tillerson (expresidente de la ExxonMobil) hoy funesto “canciller” del imperialismo.

En este contexto el Fiscal Tarek Saab ataca a los corruptos internos de la principal fuente de divisas (95%) de Venezuela, que habían saboteado la producción y exportación de la industria de PDVSA, lo cual garantizaba la efectividad de la guerra económica; a costa de los niveles de vida del pueblo y de la soberanía de la nación.

El futuro inmediato del teatro de operaciones de la guerra económica con el rechazo a los Acuerdos para la Convivencia Nacional y la Paz, por el gobierno de los Estados Unidos y de los apátridas; consolida la unión cívica militar de los patriotas para las victorias del pueblo, de la revolución bolivariana socialista y del presidente Maduro. La acumulación de fuerzas con los triunfos en las gobernaciones, alcaldías y Asamblea Nacional Constituyente. Así como el reconocimiento internacional de los emergentes y poderosos Estados Naciones, en la economía mundial, como Rusia, China, India, Suráfrica e Irán; junto con los acuerdos de los países de la OPEP y no OPEP para la defensa de los precios del petróleo; la solidaridad del ALBA, de la CELAC y Petrocaribe; y el respaldo histórico del Movimiento de las Paises No Alineados y de los pueblos del mundo; fortalecen a Venezuela en el mundo.

Sigue pendiente con urgencia y estructuralmente la sustitución del modelo rentista petrolero por las fuerzas creadores del pueblo y de la revolución bolivariana socialista; que puedan configurar, viabilizar y complementar el Plan de la Patria (2013-2019) y (2019-2025) y su conexión con los 15 motores productivos de la economía nacional y el Petro. En ese sentido es estratégico superar la ignorancia que existe entre los cuadros revolucionarios, militantes de la revolución y servidores y funcionarios públicos, sobre las potencialidades y la alta dependencia de la economía de Venezuela.

Para ello se hace indispensable la lucha a muerte contra los corruptos y los privilegios, la unión cívica militar de los patriotas contra las distintas injerencias imperialistas, la derrota permanente de los apátridas de la derecha nacional, la consolidación del poder de las comunas y que el liderazgo de la revolución se empodere de la forma de lucha del Comandante Chávez, ir pero de verdad ir a las catacumbas del pueblo; para garantizar la Unidad, Lucha, Batalla y Victoria. Humildemente incorporar con prioridad la formación política ideológica sobre la economía de Venezuela y su proyección en el mundo, para derrotar la guerra económica y construir el Socialismo Bolivariano. Ahí la virtud de reconocernos y practicar, que somos herederos y herederas de Bolívar, Chávez y de las luchas históricas del bravío pueblo.

Vamos pueblo a Vencer el día 22 de abril de 2018 con la renovación del mandato soberano y constitucional del presidente compañero Nicolás Maduro Moro. A pesar de las injusticias, mentiras, amenazas militares, bloqueo financiero y guerra económica de los imperialistas; es estratégico y virtud reconocer que el liderazgo de Maduro es y será la victoria, soberanía e independencia del pueblo venezolano.

Que los imperialistas y los pueblos del mundo sepan el tamaño de la dignidad, la unidad nacional de los y las patriotas, y de la motivación por el trabajo para convertir a la República Bolivariana de Venezuela en una nación potencia de paz y justicia; económica productiva y soberana; libre e independiente; con inclusión social; ecológica y solidaria; respetuosa y amistosa; unionista e integracionista; que contribuye con “el equilibrio del mundo” legado de El libertador Simón Bolívar a través de “la pluripolaridad y la multipolaridad” legado del Comandante Supremo Hugo Chávez.

Edgardo Ramírez: Político y diplomático venezolano. Fue embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Cuba.

Fuente: CubaDebate

Tags: , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *