El voto de Rosa Weber contra Lula convirtió a Brasil en una republiqueta

Una fantástica farsa jurídica alrededor de un departamento que nunca fue de Lula, que acaba de ir a subasta, con lo recaudado para la empresa que es la real propietaria del inmueble. con eso se generó un proceso absurdo, sin pruebas, con una condena en base a las “convicciones” de quienes lo tratan como enemigo político.

Rosa Weber, presidenta de la corte suprema de Brasil

Rosa Weber, presidenta de la corte suprema de Brasil

Por Eric Nepomuceno. Piruetas pseudo legales para negarle sus derechos a Lula. Cierran el cerco político. Con un voto contradictorio y polémico –y no es la primera vez que lo hace–, Rosa Weber, magistrada del Supremo Tribunal Federal, liquidó, en la práctica, las posibilidades del ex presidente Lula da Silva de librarse de la cárcel.

La tensión que persiste en Brasil avanzó ayer de manera concreta. El más esperado de los once votos de la corte suprema, pronunciado por la magistrada Rosa Weber, liquidó, en la práctica, las posibilidades del ex presidente Lula da Silva de librarse de la cárcel.

Al contrariar, como admitió, sus convicciones personales y acompañar una decisión anterior adoptada por la mayoría de los jueces del Supremo Tribunal Federal, Weber negó a Lula un hábeas corpus preventivo.

No es la primera vez que la magistrada emite votos contradictorios y polémicos. Hace años, durante el juicio al ex ministro y hombre fuerte del PT, José Dirceu, Weber afirmó que a pesar de no tener prueba concreta de la culpa del acusado, lo condenaría “porque así me lo permite la literatura jurídica”. O sea, por convicción, aunque sin pruebas.

Las expectativas de la defensa de Lula estaban en la magistrada porque hace dos años, cuando el Supremo Tribunal Federal, contrariando a la misma Constitución de la cual se dice guardián, decidió que un condenado cuya sentencia sea confirmada en segunda instancia podría ser preso, el suyo había sido el más contundente de los votos por la minoría.

Nadie tiene dudas de que el juez Sergio Moro es un adversario político feroz de Lula, que le ha negado todo tipo de recursos, que lo trata de forma racista y discriminatorio, que frecuenta, de forma amigable, a fiestas con dirigentes de los partidos de derecha, ninguno de los cuales ha sido tan siquiera acusado por el juez y sus colegas…
…Una fantástica farsa jurídica alrededor de un departamento que nunca fue de Lula, que acaba de ir a subasta, con lo recaudado para la empresa que es la real propietaria del inmueble. con eso se generó un proceso absurdo, sin pruebas, con una condena en base a las “convicciones” de quienes lo tratan como enemigo político. – Emir Sader / Página12

Cuando empezó la sesión, poco después de las dos de la tarde, se sabía que había cinco votos contrarios a Lula y cinco favorables. Las atenciones se concentraban en Weber precisamente a raíz de su oposición a permitir la prisión antes de que el condenado hubiese recurrido a todas las instancias, incluyendo la de la corte suprema.

Pero cuando faltaban veinticinco minutos para las ocho, y la sesión ya llevaba casi seis horas, Weber emitió el voto que dejó Lula a un paso de la prisión. Lo más sorprendente (si es que la excelentísima señora todavía sorprende a alguien) es que en su voto ella admitió que, cuando llegue al pleno de la corte un pedido generalizado contrario a la prisión antes de que se agoten todos los recursos, “podré rever mi posición”. O sea, votó en contra solo porque se trataba del ex presidente.

A propósito, llamó la atención de varios juristas y abogados la firme negativa de otra magistrada, Carmen Lucia, presidente de la corte, de llevar al pleno dos pedidos que tratan justamente de la prisión luego de la segunda instancia, y que pedían resolver la cuestión de fondo y no un caso determinado. O sea, Carmen Lucia concentró la atención del país, ya no para debatir un tema polémico, sino para poner el foco en la figura del candidato que aparece como favorito absoluto a ganar las elecciones de octubre y quien fuera el más popular presidente de las últimas seis décadas y media en Brasil. En la sesión de ayer esa decisión despertó contundentes críticas de algunos de sus pares, pero ella permaneció impasible.

Las alternativas de la defensa del ex presidente para mantenerlo lejos de una celda son exiguas, ínfimas. Podrán, a lo sumo, postergar por algún tiempo –días, quizá semanas, pero pocas– su encarcelamiento.

Lo de ayer concluye un cuadro que empezó a ser trazado en la misma noche que Dilma Rousseff, en octubre de 2014, derrotó a su adversario Aécio Neves, del mismo PSDB del ex presidente Fernando Henrique Cardoso. En ese momento empezó un plan que incluyó una serie de maniobras en el Congreso para impedir que la presidenta, de conocida inhabilidad para las lides de la política cotidiana e infame, gobernase. El paso siguiente fue destituirla, frente a la omisión cómplice del mismo Supremo Tribunal Federal reunido ayer. Instalada en la presidencia una pandilla encabezada por Michel Temer, faltaba el paso final: liquidar a Lula e impedir que retornara a la presidencia.

Bueno, ese paso final se dio ayer.

Lo que nadie sabe es lo que vendrá. Al fin y al cabo, los golpistas no tienen candidato viable. El empresariado y los dueños del capital lo saben. La posibilidad de que un troglodita energúmeno y de extrema derecha, el capitán retirado y diputado Jair Bolsonaro, salga vencedor en las urnas es concreta, como concreta es la posibilidad de que la suma de votos en blancos, nulos y abstenciones supere el caudal electoral de los candidatos.

Ayer Brasil empezó a dejar de ser un país a la deriva para transformarse en país náufrago.

Fuente: Página12 

Tags: , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *