Manipulación mediática y miedo a la verdad

Liberation, el periódico de Sartre y del mayo francés del 68, es de un coleccionista de arte y empresario hotelero, Bruno Ledoux, y de Patrick Drahi, empresario y evasor fiscal -según los Papeles de Panamá-, y antes de la banca Rothschild.

¿Tenemos "miedo a la verdad"?

¿Tenemos “miedo a la verdad”?

Por Ramón Reig. Adoctrinamiento mediático. Me apena pero también me divierto con la conducta de los medios y sus públicos cautivos. Los medios cognitivamente libres no tienen éxito, la gente no quiere oír la verdad, sólo desea escuchar lo que ya de antemano tiene por verdad. “¿Tu verdad?, No, la Verdad,/ y ven conmigo a buscarla./ La tuya, guárdatela”, sentenció Antonio Machado.

Pero eso es complicado, la psicóloga Cordelia Fine diría que el cerebro no busca la verdad sino conservarse, algo que lo obliga a no complicarse la vida, tarea propia de científicos y pensadores, de ahí que no todos seamos iguales, eso es un misticismo de la izquierda –sobre todo- o de la derecha posmodernas que más parecen religiones que ideologías rigurosas.

La Cope y 13TV –ambos de la Iglesia- adoctrinan a sus receptores en aquello que quieren recibir: cuatro ideas superficiales mezcladas entre la publicidad. Luego fingen ser demócratas y consultan la opinión de sus adoctrinados que –por supuesto- coincide con el catecismo que les han incrustado día tras día. A eso lo llaman participación. Hace muchos años el profesor Fernando Quirós, catedrático en la Complutense, lo llamó, simplemente, acceso al medio.

En la SER, por la mañana, esa Juana de Arco del feminismo que es Pepa Bueno –con su voz de perdonavidas-, lanza un informativo también propagandístico y luego pregunta a los radioyentes. A todos les parece fatal lo que hace o hacía Rajoy y el PP, no hay apenas sombra de pluralismo real. El personal se escucha a sí mismo, refuerza su ego y el medio de comunicación sonríe satisfecho: misión cumplida, el rebaño sigue en su redil y el medio juega al progresismo.

He leído algunos periódicos de los que se llaman libres a sí mismos, es cierto, por ahora no dependen de grupos mediáticos ni de bancos y eso ya es muy relevante. Uno de ellos es La Marea que supongo se tendrá por realmente de izquierdas, antisistema, incluso. Pues si yo fuera el poder mercantil y financiero lo patrocinaría para engañar a quienes se estiman de izquierdas, de hecho, Liberation, el periódico de Sartre y del mayo francés del 68, es de un coleccionista de arte y empresario hotelero, Bruno Ledoux, y de Patrick Drahi, empresario y evasor fiscal -según los Papeles de Panamá-, y antes de la banca Rothschild. Los magnates franceses Pierre Bergé, Xavier Niel y Matthieu Pigasse poseen el periódico de izquierdas Le Monde Diplomatique.

Ser de izquierdas o de derechas es más una cuestión emocional y educativa que una postura racional, ése es el quid de la cuestión.

Fuente: Rebelión

Tags: , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.